Quince ciudades

Quince ciudades protagonistas de la lectura. La finalidad de un libro es compartir una historia apasionante, describir el interior de los protagonistas y dibujar una ciudad mágica. Hoy os presento quince libros en los que la ciudad es igual de importante que la propia historia.

Nueva York en la Ciudad de Cristal (Paul Auster)

La novela, publicada en 1985, se enmarca en la serie denominada La trilogía de Nueva York. Un misterioso asesinato en la ciudad neoyorquina, de la que no se puede escapar.

Un hecho real inicia la historia: una llamada nocturna a Paul Auster, preguntando por una agencia de detectives. La trama se desarrolla en la ciudad neoyorquina: un asesinato, las pistas del caso y un detective volcado en el suceso, que le acabará atrapando en la urbe.

Nápoles en Dos amigas (Elena Ferrante)

Las protagonistas, Lila y Lenú, recorren la ciudad italiana y muestran al lector las costumbres, desde los años cincuenta hasta la actualidad. Dos amigas es la tetralogía formada por La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo as deudas del cuerpo y La niña perdida.

Esta saga, publicada en 2011, es un referente de la literatura contemporánea, exitosa en España y Francia.

Bogotá en Satanás (Mario Mendoza)

Mario Mendoza relata paralelamente las historias de Campo Elías Delgado, María, Andrés y Ernesto. Una trama, que gira alrededor de un hecho ocurrido el 4 de diciembre de 1986. Publicada en 2007, el autor describe una Bogotá triste y árida por los acontecimientos acaecidos.

Santiago de Chile en La casa de los espíritus (Isabel Allende)

La novela de Isabel Allende tuvo un gran éxito en 1982. Posteriormente, fue llevada al cine. Narra la trama de cuatro generaciones de los Trueba. La autora acerca al lector el contexto político y social de la Chile de Pinochet. Esteban Trueba se enamora de Rosa, que fallece envenenada. Años más tarde, Esteban se casa con Clara, la hermana de Rosa, y se muda a su casa de campo.

París en París era una fiesta (Ernest Hemingway)

Novela autobiográfica de Hemingway, publicada en 1964. El escritor narra las vivencias de la ‘Generación perdida’. Un grupo de escritores estadounidenses que, tras sobrevivir la Primera Guerra Mundial, se trasladaron a París y otras ciudades europeas.

Moscú en El Maestro y Margarita (Mijail Bulgakov)

El autor ambienta la historia en la Moscú del siglo XX. La crisis política y los problemas sociales se reflejan en la visita del diablo, que establece el desorden en la ciudad. El maestro y margarita es considerada una de las mejores novelas rusas de ese siglo.  

Londres en Siete mares, trece ríos (Monica Ali)

Actualmente, el mercado de Brick Lane de Londres es foco de visitantes extranjeros. Pero esta calle del barrio de Tower Hamlets es conocida por ser residencia de inmigrantes, de diferentes países. Monica Ali narra la historia de Nazneen, una mujer pobre de Bangladesh, que se marcha a Londres, con su marido. Encerrada en casa, contempla un mundo desconocido y sorprendente.

Berlín en La bailarina (Ogai Mori)

Amor, culpa y abandono son los temas principales de La bailarina, un clásico de la literatura japonesa. Su autor se impregnó de la ciudad alemana cuando se marchó a estudiar medicina. Una bailarina bella y pobre muestra los rincones berlineses a un joven estudiante japonés.

Dublín en Dublineses (James Joyce)

Dublineses agrupa quince relatos cortos sobre la sociedad de Dublín, en 1914. Época en la que el nacionalismo irlandés estaba en auge. James Joyce muestra la vida de una población sujeta al Imperio Británico y la Iglesia Católica. El autor utiliza un tono natural y realista, con un toque de humor.

Florencia en Una habitación con vistas (Edward Morgan Forster)

Florencia se presenta como un personaje más de esta novela. Es comparada con la Inglaterra de la época victoriana, porque la protagonista del libro, Lucy, es una joven inglesa. A través de las vistas de su habitación, Lucy conoce una Florencia, que nada tiene que ver con la actual. Una ciudad bella, renacentista, lejana del bullicio actual de los turistas.

Río de Janeiro en La hora de la estrella (Clarice Lispector)

Clarice Lispector muestra una historia natural y cotidiana. El traslado de una persona a una ciudad grande. En este caso, Rodrigo narra la mudanza de Macabea a los barrios pobres de Río de Janeiro. La joven busca nuevas oportunidades en una vida, que ella misma describe como infeliz. El libro refleja la diferencia entre la rural región noreste y la moderna zona sudeste de Brasil.

Bangkok en Bangkok (Lawrence Osborne)

El protagonista de la novela deja todo atrás y se marcha hasta esta ciudad tailandesa, una de las más visitadas del Sudeste Asiático. De esta forma, descubre una nueva cultura, repleta de olores, colores y sensaciones apasionantes.

Tokio en Tokio Blues (Haruki Murakami)

Constante candidato al Nobel de Literatura, Haruki Murakami es un revelador de la literatura japonesa contemporánea. Publicada en 1987, Toru cuenta su historia de amor con dos jóvenes. La historia está ambientada en la década de los sesenta, época en la que los estudiantes nipones se rebelaban contra el orden establecido.

La Habana en El Rey de La Habana (Pedro Juan Gutiérrez)

Pedro Juan Gutiérrez se caracteriza por un estilo realista y duro de la sociedad. En esta novela, basada en hechos reales, exhibe la cara más dolorosa de la ciudad caribeña en los años noventa: la pobreza, la marginalidad, los borrachos, el hambre, la muerte, etc…

Sarajevo en La palabra más hermosa (Margaret Mazzantini)

En Roma, Gemma recibe una llamada importante, que le obliga a marcharse hasta Sarajevo. Una ciudad, que le traslada hasta su pasado. La historia retrocederá hasta la urbe bosnia, en 1984. Época en la que la protagonista vive el amor, y el dolor por la guerra.

Conclusiones

Estos libros te transportarán a diferentes ciudades. La lectura es un medio apasionante para trasladarte hasta estos países. Si te gusta viajar, es una guía perfecta para no perderte ningún rincón del mundo.

Ir arriba